sábado, 31 de mayo de 2008

Reflexiones sobre mi niñez


Desde pequeño sentía cómo todo giraba en torno mío,
excluyéndome yo mismo de participar en las cosas que
los demás hacían, creyendo que debía ausentarme y ser
simplemente un observador que juzgara cada movimiento
que se producía a mi alrededor. Yo mismo creé un mundo
aparte, sólo mío, donde todo lo que existía eran sueños y
utopías. Todo y todos los que me rodeaban hacían y
pensaban lo que yo deseaba. Aunque la realidad fuese
todo lo contrario, no importaba. Si ocurría algo que no
cuadraba con mi gran sueño, yo lo rechazaba y lo
enterraba. Al enterrarlo creía que desaparecía, pero
ahora, con 18 años, descubro que todos esos cadáveres de
ideas inservibles y de acontecimientos reales no están
muertos ni enterrados, sino vivos y golpeándome el
corazón, pidiendo a gritos a mi alma una salida. Al crear
un mundo aparte, lo único que hacía era apartarme de mí
mismo, ya que yo sí quería participar y formar parte,
pero el MIEDO, ante todo el MIEDO a mostrarme tal
como era, me paralizaba y lo transformaba en
autosuficiencia y autocompasión por mi incapacidad de
abrirme y mostrarme vulnerable. Era un niño chistoso,
inteligente, hiperactivo... pero ante todo y sobre todo,
veedor de fantasmas. Mi mente iba de un lugar a otro,
de una persona a otra, sin detenerme a pensar;
solamente mirando, observando y eligiendo, como quien
elige flores para su jardín y rechaza otras tantas,
sencillamente por su color, tamaño o forma. No miraba el
contenido ni el interior, porque era incapaz de hacerlo.
Sencillamente no podía, y cuando lo hacía, el dolor era tan
grande que aprendí una técnica para no dejar que aquello
que era tan claro y real me hiriese. Rechazaba, negaba
todo lo que simplemente no me agradaba. Escapaba con
una habilidad aprendida desde guagua por mí mismo, mi
primer impulso creado por mí: la evasión. Era un buen
niño y ejemplar quizás, pero por dentro era lo opuesto a
lo que aparentaba ser. Todo, excepto ese aislamiento que
resultaba obvio, y que dio la voz de alarma. Crecí
rápidamente. Con los años leí el Antiguo y nuevo
Testamento. Mi cabeza ya buscaba una diferenciación, una
forma de hacerme notar, la única forma que tenía de
expresar mi joven dolor aún tierno y sereno. Dejé de ser
niño demasiado pronto para convertirme en un pequeño
cuerpo responsable e incluso coherente, algo que ahora me
resulta muy lejano, pues con 18 años no tengo ni un
poquito de la madurez que tuve cuando ni siquiera era un
adolescente. Muchas veces creo, al pensar en ese niño con
ansias de curiosidad, de oídos y ojos abiertos, con ganas de
aprender, que... aprendío demasiado de prisa. Muy pronto
resultó que la vida empezaba a DOLERME

Book: El silencio hecho palabra - Jorge Brown


(``•.¸ (``•.¸ ¸.•`´) ¸.•`´) ®
«´¨ •.¸X el mejor¸¸.•´¨`»
(¸.•`´ (¸.•`´ ``•.¸) ``•.¸)

16 comentarios:

Jean Paul "X" dijo...

3:43 y recien ahora
termine de editar
este texto =/

Only Goog luck
and Good Night



=)



(``•.¸ (``•.¸ ¸.•`´) ¸.•`´) ®
«´¨ •.¸X el mejor¸¸.•´¨`»
(¸.•`´ (¸.•`´ ``•.¸) ``•.¸)

carolita dijo...

ooooooohhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!

te entiendo tanto!!

de repente me pasa, leo mis cuadernos de cuando era chica, once años por ejemplo, y esa claridad, esa certeza de lo que era realmente correcto o no, independiente de lo que me enseñaban, estaba tan presente. ahora no. al revés, siento que soy mucho más niña que hace doce años.

me encantó que me encontraras.
eres un amigo en el universo.
besitos.

alicia dijo...

Interesantes reflexiones.
Yo quiero pensar, aunque a veces me cueste, que de la misma manera que yo me siento en ocasiones vulnerable, muchas de las personas que están a mi alrededor (tanto las cercanas, como las extrañas que van y vienen en el día a día), en el fondo, seguro, también se encuentran vulnerables, desvalidos y con MIEDO. Seguramente buscan, como yo, la EVASIÓN, cómo yo, cómo tú, cómo aquel...
Y... ¿Qué es el DOLOR? Pues simplemente el repunto que nos hace gozar, más todavía, de los momentos en los que no está presente. Así apreciamos mejor los buenos momentos.
Cuídate!
Besotes.

Alejandra dijo...

Es atípico encontrar una especie de hombre con un cuerpo de niño,te aislaste, por ver la realidad, y romper cierta burbuja que nos acompaña cuando pequeños.
Interezante texto
saluditos =)

Gracias por el saludo en mi blog =)

Marina-Emer dijo...

Hola Jean Paul:(Chile).Que maravilla que hayas entrado a mi blog.Yo desde España te digo que eres un joven maravilloso,yo tambien pensaba igual cuando era niña,además era muy vergonzosa.pero yo misma me decía Marina adelante,me contaban un cuento y yo sacaba luego 4,me empezó a gustar escribir rimas sueltas,pero nada de copiar de nadie,yo aquella niña timida y vergonzosa,he llegado a ser una de las mujeres más conocidas en Tarragona,monté un negocio Académico,y cuando presente mis primeras Espigas del alma no se cabía en el Casino de Tarragona y el segundo en el Teatro Ateneu,si vuelves a entrar a mi blog ves pinchando para abajo del todo y me verás en la mesa de la presentación en El Casino.
Te digo esto mío ya que me he leido tu publicación a la entrada de tu blog y quiero darte ánimos y además de CHILE ¡¡¡UNA MARAVILLA!!!
Un abrazo desde España.
AUNQUE MAYOR PERO AMIGA TUYA DESDE ESTE MOMENTO.

MARINA PASTOR D

Betsy dijo...

¡¡¡¡¡X DIOS!!!! ¡¡¡¡ERES COMO YO!!!!
Pensé q eramos menos los q crecimos de la misma forma, no importa el tiempo, todo es cíclico, incluso las personas, le misma historia se repite
Saludos extraño
Gracias por tu post en mi nuevo blog
Un abrazo

naranjiiita * dijo...

si qe sí qe lo amo :)

Chiio Cortés. dijo...

.. .

uno cuando peqe piensa tantas cosas, creemos qe somos el centro de atencion o qe simplemente nos tienen completamente apartados,o es fácil, nosotros mismos logramos ese apartiamiento o qeremos hacerlo porqe qeremos crear nuestro propio mundo.

Muchas gracias por darte ese peqeño tiempo i pasar por algo qe creé para la gente i asi puedan darme sus opiniones qe son bien aceptadas sea cual sea.

Cuidate i saludos para ti.
Que estes bien.

Adios.



Chiio =P

Jota Naranja dijo...

Señor, es q entiendo tan bien.
Oiga, mire mis links en el blog (:
Y aparesca, q lo extraño ):
besos

miminette dijo...

Cuando era más pequeña tendía a aislarme de la gente, incluso durante las celebraciones de mis cumpleaños... No lo entendí hasta que empecé a tener uso de razón, fue ahí cuando asimilé todo y acepté ser de acuerdo a mi naturaleza.


Que estés bien, un abrazo.


Chau!

naranjiiita * dijo...

yo cuando peqeña era una mini pololý :). ahora qe estoy grande soy una maxi pololý ^^.

... mis comentarios son puras boberias !. aquí comenta sólo gente culta con otra elite !.
me siento cómo pescado en boca de ballena ! u__U.
oiga ute, mi héroe de cuentos.
Lo amo.

Daniela Molina . dijo...

Señor, no sé que decir, cuídese (:

Gabriela dijo...

no tengo ganas de postearte, sencillamente, toda la gente se parece ati, dicen.

nose que poner ni que decir, me siento como tan efimera.

siento como si el aire calara mi pulmones.

disculpa

Gabriela dijo...

cuando bloggie estaba mal, la gente no cambia: evoluciona, crece.

en dos dias mas llegara una sorpresa, no tan sorpresa, debes estar atento (=


gabriela

Jean Paul "X" dijo...

The end ^^




=D



(``•.¸ (``•.¸ ¸.•`´) ¸.•`´) ®
«´¨ •.¸X el mejor¸¸.•´¨`»
(¸.•`´ (¸.•`´ ``•.¸) ``•.¸)

La ratlla blava dijo...

Hola Jean Paul"X"!!! me gusto el texto,salvando algunas diferencias,me siento identificada. Me parece que todos nos sentimos (quien más quien menos)el ombligo del mundo. Y se sufre mucho cuando te das cuenta que no sos el centro de nada(aún no me recupero!).Ser introvertida me ha jugado muy malas pasadas,que lástima!.Estoy en proceso de aceptarme...